ideoarquitectura.tv y cocorico en el corazón del Hotel Puerta América de Madrid


Llevábamos tiempo queriendo recorrer el hotel Puerta América de Madrid porque es un ejemplo perfecto para hacer llegar la arquitectura contemporánea (esta vez hemos tocado a las estrellas) a quien nos ve. Y si encima lo acompañamos tomando un vino en la última fiesta de cocorico el día es perfecto.

Para quién no lo sepa, hay que decir que cada planta del hotel lleva la firma de un arquitecto o diseñador de fama mundial. Frente a la majestuosidad de la fachada “poética” diseñada por Jean Nouvel (pena que la ubicación, metida con calzador, desvirtúe su presencia) nos encontramos con un acceso discreto y bellísimo de John Pawson.

Ya estamos dentro y vamos directos a la planta segunda para dormir con el elegante Norman Foster. Si seguimos subiendo, nos encontraremos con dos esfinges blancas en el vestíbulo de la quinta planta marcando el barroquismo inconfundible de Victorio y Lucchino. También Arata Isozaki, Javier Mariscal, el israelí Ron Arad y David Chipperfield entre otros, nos invitan a vivir experiencias narcisistas donde el lujo de los materiales y el reflejo de la banalidad de la vida son los protagonistas indiscutibles. La tendencia de la elección de distintos arquitectos para el diseño de un edificio como estrategia de marketing no es nueva. Ya lo hizo la firma Vitra para su parque industrial de muebles en Alemania eligiendo a Frank Gehry (museo Guggenheim de Bilbao) o al portugués Alvaro Siza para algunas de las instalaciones.

Pero en un mundo donde el posmodernismo ha dado paso al hiper-modernismo (no sé qué es peor) no podemos y no queremos dejar de lado a la arquitecta de <<moda>>; Zaha Hadid. Su diseño       sinuoso en blanco o negro, ¿es el mejor?  Quizás sí pero lo que hemos podido comprobar es que es la habitación que más gusta y más reservas tiene y con mucha diferencia. Incluso yo, que vivo en Madrid, he pasado una noche de juerga en la primera planta.

Zaha Hadid, hace treinta años luchaba porque alguien le encargara un proyecto. Sus dibujos y simulaciones en tres dimensiones eran preciosos pero ningún promotor se atrevió a levantar sus diseños por locos y, teóricamente, inviables. Por el contrario, ahora gana todos los concursos, construye en China, Europa, América y será la encargada de levantar la sede de las próximas olimpiadas de Tokio, 2020. Todo el mundo quiere un proyecto suyo. Y digo yo. ¿Por qué justo ahora? ¿Su arquitectura es la mejor?

Siguiendo a mi intuición (probablemente algo rebuscada) me atrevo a decir que quizás, el posmodernismo tenga algo que ver. El arquitecto y crítico Charles Jencks lo definió como: “Arte populista de comunicabilidad inmediata”.Cito dos ejemplos; el centro Georges Pompidou de París, que en su momento creó controversia pero fue muy popular y ¿cómo no? Las Vegas. Pero entonces Narciso era joven, habíamos superado la etapa del <<menos es más>> de la Modernidad de la primera mitad del siglo XX y comenzábamos a escuchar a nuestro “YO” con fuerza, dejando fluir nuevas ideas con un marcado estilo propio.

las vegas

Ha pasado el tiempo y el bello Narciso ahora ha madurado. Es el momento del hiper-narcisismo y del supermodernismo en la arquitectura, como gusta llamar a algunos. Nuestra arquitectura, esencialmente individualista, se ha hecho responsable, es más crítica y abierta, de acuerdo, pero a la misma vez, quizás es superficial y menos profunda, algo inestable y temerosa porque anda perdida. Ya no sabe quién es y mucho menos quien quiere ser.

Entonces, ¿qué quiere decirnos el hotel Puerta América?

¿Por eso gusta más Zaha Hadid que Alvaro Siza?

No sabría contestar y esta reflexión es solo una aproximación a la búsqueda de respuestas pero una cosa sí que sé; si Narciso tiene que crecer, lo hace, pero siempre será Narciso.

Quería terminar añadiendo que a mí La Zaha que me entusiasma es la de la pequeña escala, no la narcisa del desproporcionado museo MAXXI de Roma. Para quitarme el mal gusto que me provocaron sus formas caprichosas me refugié en el exquisito Pantheon antes de volver a Madrid. Tampoco olvidaré la pequeña tienda de vinos de la bodega López Heredia en Haro, simplemente deliciosa o el paseo bajo la lluvia acariciando los muros de hormigón del anexo Ordrupgard a las afueras de Copenague.

zaha hadid copenague texto copia

Terminemos la fiesta de COCORICO en el Skynight de la terraza del hotel  con un brindis “banal” pero rebosante de burbujas y, disfrutad del reportaje.

Virginia del Barco.

P.D. No nos ha sido posible entrevistar a “nuestras estrellas” del PA (hotel Puerta América) pero estamos en ello….

Para saber más de los diseñadores del hotel pincha aquí.

Tenemos que dar las gracias  a Remi Escande, organizador de los importantes eventos y afterworks de cocorico por las gestiones realizadas para poder hacer este reportaje, a los responsables del hotel por su amabilidad y a 7cuerdasfilms.com

Para saber más de cocorico https://www.facebook.com/CocoricoMadrid?fref=ts

síguenos en twitter: @ideoar

y en facebook: https://www.facebook.com/ideoarquitectura?fref=ts

LOGO IDEOARQUITECTURA compartir copia

Anuncios

  1. mariano del barco

    me gusta la honradez de Chipperfield. De dónde este tío?

    Me gusta

  2. es birtánico! te dejo el enlace a su página web para que veas su trabajo.
    http://www.davidchipperfield.co.uk/
    gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: